Branding :IA/AD Studio
ene. de 2015
---
La complejidad de producir una identidad visual que nos represente de manera concisa, se soluciona mediante la concatenación de los siguientes elementos.

A diferencia de lo esperado todo comienza con el uso del signo de puntuación de los dos puntos. La utilización de los dos puntos nos permite detener el discurso para así llamar la atención sobre lo que sucederá a continuación, todo ello sin perder la relación con la situación precedente. Un alto en un camino ya emprendido.

La elección de las siglas en lugar de palabras completas, nos permite jugar con la pronunciación y la pausa; generando una impronta participativa en el receptor final.

El uso de la barra inclinada como elemento separador que facilita la transcripción de letras a priori inconexas.

El elemento limitador y el orden de las proporciones elegidas dotan al logo de equilibrio.

El desarrollo ortográfico del propio logo en la parte inferior nos aporta una fácil y concisa comprensión, conformando un todo.

La utilización del color corporativo en el logo, dota al mismo de dimensión espacial.